Транспорт
10.01.2020
69

Мэрия Барселоны предложила отменить авиасообщение с Мадридом

Мэрия Барселоны предлагает отменить авиасообщение между каталонской столицей и Мадридом, чтобы сократить выбросы вредных веществ в атмосферу.

Мэрия связывает свое предложение с тем, что между двумя крупнейшими городами страны ходят высокоскоростные поезда. Поездка из Мадрида в Барселону в среднем занимает три часа.

«Воздушному сообщению есть альтернатива – железнодорожное без выбросов», — заявил в интервью местному телеканалу Betevé советник по климатической чрезвычайной ситуации барселонской мэрии Элой Бадиа. Однако он добавил, что подобное решение не является «исключительной компетенцией» мэрии, и барселонское руководство обратится с соответствующим предложением в каталонский женералитет и испанское правительство. По мнению советника, эта мера может заработать после того, как между двумя городами на ряде поездов стоимость билетов будет существенно снижена.

Кроме того, по словам советника, мэрия Барселоны собирается работать над сокращениями выбросов за счет изменений в энергетическом секторе и в продовольственной области.

Воздушное сообщение между Барселоной и Мадридом существует с 1974 года, высокоскоростные поезда AVE ходят с 2008 года.

Colau quiere eliminar el puente aéreo Madrid-Barcelona
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, quiere eliminar el puente aéreo que une la capital catalana con Barcelona. Para la regidora, el trayecto que une ambas ciudades se puede realizar en tren, un medio que no contamina.
Esta medida forma parte de un plan de reducción de emisiones que abordará el ayuntamiento en una mesa conjunta con la Generalitat y el Estado. El Ayuntamiento de la capital catalana tiene previsto declarar a mediados de enero la emergencia climática.
La idea la ha vuelto a poner hoy sobre la mesa el concejal de Emergencia Climática del Ayuntamiento de Barcelona, Eloi Badia, en una entrevista en la televisión municipal Betevé. Badia ha explicado que tiene previsto proponer al aeropuerto eliminar las líneas de vuelos que tengan una alternativa ferroviaria, como la conexión entre Barcelona y Madrid. «El puente aéreo tiene una alternativa ferroviaria que no emite emisiones», ha indicado el concejal de Emergencia Climática, por lo que «no es necesario emitir CO2».
El edil ha reconocido que «no es una competencia exclusivamente nuestra» y por eso pide la «complicidad» del resto de administraciones -Gobierno español y Generalitat- porque «todos tenemos que contribuir a la reducción de emisiones».
Distintos informes cifran la emisión de CO2 de un avión que hace el trayecto entre Madrid y Barcelona entre los 70 y los 115 kg, mientras que el tren emite 0. Este hecho se produce después de que Adif esté contratando electricidad exclusivamente renovable.
Sin embargo, está el inconveniente de un precio más caro en el billete del Ave que une ambas capitales frente al avión. En este sentido, el nuevo Ave low cost de Renfe, el Avlo, comenzará a operar precisamente en esta línea, lo que podría solucionar el problema.
La iniciativa de Colau no ha sido bienvenida por sus socios de Gobierno. El grupo municipal del PSC en el Ayuntamiento de la Ciudad Condal ha subrayado que la propuesta está todavía en una fase inicial y «no hay nada decidido». «Este debate se tiene que hacer de forma rigurosa y sosegada, con informes técnicos y estudios que avalen cualquier posición», ha subrayado la formación, que defiende que «Barcelona ha de estar más conectada, de forma eficiente y sostenible».
Por otra parte, la Asociación Española de Usuarios, Empresarios y Profesionales del Transporte Aéreo (Asetra) ve la medida como un «ataque directo al turismo». En un comunicado, insiste en que la «excusa de la contaminación aérea lleva implícita un plan para perjudicar el turismo en la ciudad y el desarrollo de la instalación aeroportuaria».
Según Asetra, es falso que las aeronaves que realizan el trayecto del puente aéreo produzcan el efecto contaminador que el consistorio barcelonés les atribuye. En este sentido, desde la Asociación han apuntado que el impacto ambiental del transporte aéreo representa entre el 2% y el 3% de las emisiones mundiales. La Asociación exige al Ayuntamiento que no culpe al puente aéreo de la contaminación en Barcelona y mire los efectos contaminantes que producen los caminos que a diario circunvalan Barcelona o su Zona Franca o que mida el índice de emisiones que provoca la intensa actividad del puerto de Barcelona, tanto en sus buques de carga como pasaje, «que superan con creces las provocadas por el transporte aéreo».
Para la asociación, la alternativa vía ferroviaria para el corto y medio recorrido que el Ayuntamiento propone «no es comparable ni puede competir con la rapidez que supone el transporte por vía aérea».
De llevarse finalmente a cabo, supondría la pérdida de unas 2,4 millones de plazas aéreas. En concreto, en 2018 fueron 2,46 millones de personas las que se desplazaron entre la capital catalana y Madrid haciendo uso del puente aéreo, unas 200.000 al mes, lo que supone el 4,9% del tráfico total durante ese año. En 2019, a falta de los datos de diciembre, la conexión Barcelona-Madrid ha transportado a 2,36 millones de pasajeros. Para ambos aeropuertos, el puente aéreo supone la ruta con más pasajeros como aeropuerto de escala.
El Gobierno también estudia este asunto y lo circunscribe a los vuelos que recorran distancias cortas que se puedan hacer en tren en menos de tres horas. Barcelona no es la única ciudad que se plantea eliminar algunos vuelos que recorren distancias cortas o que ya cuentan con alternativa ferroviaria. En Francia, Holanda y en los países del norte de Europa ya se discute esta opción. Hay también un movimiento en estos últimos países, Vergüenza de volar, que recoge la sensibilidad de algunos grupos sociales en torno a ese tema.