Правосудие
21.12.2019
62

Испания экстрадировала в Израиль руководителя преступной группировки

19 декабря гражданин Израиля, обвиняемый в руководстве преступной группировкой, был экстрадирован из Испании в Израиль. Харэль Бен-Давид обвиняется в том, что вместе с двумя братьями, Янивом и Томом, он руководил в Испании преступной организацией, занимавшейся распространением фиктивных счетов и отмыванием денег на сумму в сотни миллионов шекелей.

По прибытии в Израиль Бен-Давид был арестован. Он будет доставлен в суд для продления срока содержания под стражей. Арест был произведен после продолжительного тайного расследования, проведенного подразделением по борьбе с экономическими преступлениями в сотрудничестве с отделом таможенных сборов и НДС, Налоговом управлением и Управлением по борьбе с отмыванием денег и финансированием терроризма.

La Guardia Civil, en colaboración con la Policía de Israel, ha detenido a tres hermanos acusados de lavar nada menos que 118 millones de euros procedentes de un entramado ilícito desde un ático de lujo de la mismísima Gran Vía. El caso lo lleva el juzgado central de Instrucción número 2 de la Audiencia Nacional, cuyo titular, Ismael Moreno, ha enviado a los tres cabecillas a prisión provisional. Además, en Israel han sido arrestadas otras 26 personas.
El Grupo de Delincuencia Organizada y Antidroga de la Comandancia de Madrid (EDOA) tuvo conocimiento el 30 de noviembre, a través de una comisión rogatoria de las autoridades israelíes, de que los tres principales acusados se encontraban en España, concretamente en Madrid, donde habían establecido su base de operaciones. Se trata de los hermanos, Tom, Harel y Yanil Ben-David; el tercero era propietario desde julio de 2016 de la mercantil Di Daniel Marketing and Trade Ltd., por lo que se le considera el cerebro de la trama.
Habían huido de su país, puesto que allí tenían cuentas pendientes con la justicia por hechos similares. Uno de ellos, además, cuenta con una requisitoria con orden de ingreso en prisión, detallaron a ABC fuentes de la investigación.
Los Ben-David habían puesto en marcha en nuestro país una tela de araña empresarial con un trasfondo supuestamente inmobiliario. El «modus operandi» consistía, a grandes rasgos, en adquirir inmuebles y revenderlos. En muchas ocasiones, con el pretexto de obras de reformas realizadas por otros negocios de la misma trama (muchas ni siquiera se llegaban a realizar o se inflaban los precios), expendían facturas falsas de costes desorbitados. Así era como, supuestamente, se blanqueaban los capitales de esta maquinaria de hacer dinero ilegal. Hasta, al menos, 118 millones de euros.
Junto al antiguo Palacio de la Música
La vivienda principal en la que residían es un ático situado en el número 33 de la Gran Vía, costado con costado de lo que era el Palacio de la Música, uno de los principales escenarios artísticos de la capital hasta hace poco más de una década. «Se trata de una inmueble muy grande y de gran lujo», precisaron las mismas fuentes. También tenían un piso en la calle del León, 22, en el también céntrico Barrio de Las Letras. Ambos inmuebles fueron registrados por los agentes el pasado lunes, 22 de enero.
Coordinados con la Policía Israelí, los guardias civiles del EDOA arrestaron a los tres sospechosos el pasado 16 de febrero, en el aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid Barajas, de forma simultánea. El juez Moreno ordenó su ingreso en prisión. Israel ha pedido su extradición, asunto sobre el cual aún debe decidir la Audiencia Nacional.
Veinte facturas falsas
En los autos, el magistrado explica que Yaniv, el puntal principal del grupo, inscribió a su compatriota Israel Borochov como propietario de Di Daniel Marketing and Trade Ltd. Se sospecha que se trata de un supuesto testaferro. Se facturaron 20 trabajos falsos de reforma por un importe de 1,61 millones de euros, aunque la investigación habla de un total de 118 millones «lavados». Un total de 234.000 euros no se cobró de IVA, de ahí el delito contra la Hacienda Pública que se les imputa.
Tom y Harel Ben-David eran los responsables, en abril de 2017, de la mercantil Spraying LTD., en la que el primero aparecía como dueño oficialmente. Tres meses después, emitieron otra factura falsa a una tercera empresa israelí por servicios de obra que rondaban los 50.000 euros, pero que se dejaron de pagar en IVA, siempre según ese patrón de «negocio», alrededor de 8.500 euros.
El juez Ismael Moreno explica, finalmente, que Harel se gastó más de un millón de euros en un piso (aunque no lo puso a su nombre) a escondidas del fisco de su país. Dejó de abonar en impuestos alrededor de 87.000 euros.