Курьёзы
23.12.2019
60

Учительница в Испании пришла на урок в анатомическом купальнике

Вероника Дуке, учительница из Вальядолида (Испания), нашла способ заинтересовать школьников анатомией. На урок естествознания к третьеклассникам она пришла в необычном костюме, на котором изображены мышцы и внутренние органы человека.

Verónica Duque, en su clase de 3º de Primaria.
Verónica Duque, en su clase de 3º de Primaria.

По словам учительницы, костюм она нашла случайно на AliExpress, в разделе «купальники». «Детям сложно представить трехмерные объекты, даже когда они встречают их на видео и в книгах», — говорит Дуке. Поэтому ей пришла в голову идея показать строение тела человека на себе.

Учительница пришла на урок в белом халате, а под ним был «анатомический» костюм. Дети закричали от неожиданности. Вероника не первый раз приходит в школу в необычном наряде. На уроках истории она преображалась в средневековую женщину, в жительницу Древней Греции, египтянку, пирата.

Una profesora de Valladolid enseña cómo es el cuerpo humano con un traje anatómico
«Hubo desconcierto, gritos, aplausos y algunos se taparon los ojos”, cuenta Verónica Duque
Compartir en FacebookCompartir en TwiterCompartir en otras redesComentar67ImprimirEnviar por correo
Verónica Duque se plantó ante toda su clase de 3ºB con una bata blanca. Al poco, se la quitó. Iba más que «desnuda» ante los niños de ocho o nueve años. Se le veía el páncreas, las enormes curvas del intestino delgado y los dos pulmones. Sus alumnos alucinaron. “Hubo desconcierto, gritos, aplausos y algunos se taparon los ojos”, cuenta a Verne esta docente vallisoletana, que da clases en el colegio público María Teresa Íñigo de Toro.
A Charo Llorente, la profesora del 3ºA, le pareció tan original que Duque llevara un traje de licra anatómico que le hizo unas fotos para más tarde compartirlas con los padres. A Michael Moretta, el marido de Verónica, le encantó tanto que las subió este lunes a su cuenta de Twitter. Esas instantáneas han conseguido más 59.000 «me gusta» y se han compartido miles de veces. Unos números que han hecho que Duque pase del anonimato a salir en todos los telediarios. “Me siento abrumada”, confiesa por teléfono.
Criada en Extremadura (aunque nacida en Alicante), y con 43 años, lleva en Valladolid más de 20 años. Sobre cómo se le ocurrió dar así esta clase de Biología, nos cuenta que no fue fruto de un proceso sesudo, sino por puro azar: “De casualidad me saltó un anuncio en Internet y decidí comprar el body y, más tarde, las mallas”, recuerda. “Me pareció muy interesante porque se ven los órganos desde atrás, cosa que las láminas no suelen incluir”.
Una vez tuvo la idea, esperó a que llegara el momento de impartir el temario sobre órganos y músculos. “La clase ya se había dado antes de que apareciera con el traje”, expone Duque. Esta técnica ya la empleó una profesora holandesa, Debby Heerkens, en 2015.
Su objetivo era reforzar las lecciones con una actividad más práctica. Y logró el impacto que quería. Tras unos primeros minutos de sobresalto y unas fotos robadas de su amiga y compañera Charo, ella continuó la lección con el busto de plástico con el que suelen impartir la materia, que se llama Margaret. «No lo he llamado así, la bautizaron antes de llegar yo a este colegio», aclara con risas.
Mientras ella avanzaba con la clase, su marido Michael Moretta compartió como tantas otras veces en sus redes la implicación activa de Duque como docente. Horas después su tuit se viralizó. “La cosa se ha desbordado”, dice este italiano de 42 años, que se mudó España en 2009 tras hacer el Camino de Santiago.
Ha sido tan grande la atención mediática recibida que la profesora admite que no ha descansado bien estos últimos días: «No te da tiempo a pensar, solo a intentar expresarte bien y a intentar ser natural». Se ha negado a hacer ciertas cosas. Una de ellas ha sido volver a disfrazarse para fingir dar clases ante la cámara: «Creo que no es mi lugar».
Michael, community manager improvisado de Verónica, nos cuenta que entre los comentarios que ha recibido en su cuenta hay algunos de carácter sexual y otros que acusan a su esposa de exhibicionista. Él elige quedarse con lo positivo: “Casi todos dicen que ojalá más profesores como ella”.
La difusión ha sido tan amplia que algunos exalumnos de Duque han dado con esta historia y han presumido de quien fue su tutora. Moretta, a quien el teléfono le echa humo con las notificaciones, concluye: “Estoy contento de que Verónica tenga este momento tanto para ella como para su colegio y para todos los docentes», y remata: “la inmensa mayoría son como ella”.